JORNALEROS DE LA MAR CHICA







El tata Blas y Germán conforman el grueso de la novela, si bien el protagonismo de Cira y la naturaleza perversa del tío Remiendos, como asimismo el comportamiento del tabernero Jacinto, sirven de nexo para completar el desarrollo de una historia marinera donde el amor deja su huella.
Blas, capitán de pesca culto e instruido y Genaro, muchacho de la etnia gitana, escasamente cultivado pero tan sabio como honesto, desempeñarán un papel en muchos casos antagónico, y en otros momentos rozando la afinidad. Ambos personajes, pese a sus diferencias culturales y estéticas, comulgarán a diario ante el altar mayor de la mar chica: ortos y ocasos que el calé venera y que, en arranques cuasi místicos, desplegará todo su lirismo de joven soñador. La mar es una parte consustancias de Ondebé, su Dios, la divinidad de los gitanos.
Novela en cierto grado costumbrista, describe la conducta marinera de los pescadores de litoral, anclados en la rada de la superstición y las tradiciones del lugar. Pero Germán es un marinero singular que va siempre en pos de la verdad. Su incultura le pesa; es el lastre de su vida, y en los instantes que le son propicios intenta cultivarse en compañía de los biólogos marinos, a quienes les presta sus servicios de manera desinteresada en su afán por aprender de ellos.
En esta historia marinera, rebosante de amor, de honestidad y también de depravación, el coral rojo, ansiada joya que la avaricia humana trata de esquilmar de la mar chica mediterránea, ha de destacar. Pero la salud humana de un gitano bueno y sabio, puesta al servicio del bien, impedirá la ruina de los fondos marinos con los que sueña a diario Genaro, un gitano que pretende, al unísono, respetar la naturaleza marina y dignificar a su etnia.


PUEDE CONSEGUIR ESTE LIBRO EN AMAZON


Comentarios

Popular Posts

EL ÚLTIMO VIAJERO DE LA NOCHE

EN ALGÚN LUGAR DEL CORAZÓN